Graphics Studio: El inicio de la primera agencia web en el sur de Chile y su próximo retorno a la industria creativa. (1ª parte)

La historia parte un poco así.

Me encontraba en Cozumel, una pequeña isla caribeña en la Riviera Maya en México por ahí por septiembre de 2001. En ese entonces ya había terminado mi práctica profesional hace unos meses como técnico en servicios gastronómicos y por esas vueltas de la vida (Larga historia que contaré en otro articulo), quede contratado por la cadena española Iberostar precisamente en el Resort de Cozumel a cargo de la producción artística del Teatro, Disc Jockey y control de audio e iluminación de los centros de entretenimiento del complejo. Mi trabajo era bastante movido pero entretenido y pese a tener poco tiempo para descansar, cada noche después de cerrar el Star Rock Café – Bar & Disco del Hotel – una van nos llevaba al centro de la isla, más conocido como downtown, en donde existía variadas opciones para joven de 20 años.

  1. Irse a dormir temprano al departamento.
  2. Entrar a algún Boliche a divertirse.
  3. Caminar por la playa para relajarse un poco.
  4. Ir a un ciber a chatear, diseñar y desarrollar web.

En ese entonces IRC – No tan popular cliente de mensajería instantánea – me permitía estar en contacto con mis amigos en Chile y como no existían aún los smartphones esta fué la forma rápida mantenerse conectado con el sur del mundo.

Pese a muchas veces preferir las opciones 1,2 y/o 3, la opción 4 fue una de las más repetida durante mis más de dos años en la isla.

Chileno en México + Español en Chile

Fue así entonces cómo conocí de forma remota a Chaval (Alejandro Torres), un español de madre chilena quien estaba radicado en Valdivia estudiando Acústica en la UACh. Chaval estaba metido igual que yo, investigando y aprendiendo de la web pero mucho más dedicado al desarrollo con base de datos y actionscript de flash, mientras que yo puse el enfoque en lo gráfico, la usabilidad, la animación y el diseño de interfaz. Compartimos conocimiento e intereses comunes que con el paso del tiempo nos harían trabajar juntos. 

A mi llegada de vuelta a Chile el 2003 rendí nuevamente la PAA e ingrese a la carrera de Ingeniería Civil Acústica. Quería continuar estudiando algo que me ligara a la música, la tecnología y el sonido. Al mismo tiempo me contrataron en el conocido bar de aquel entonces que se llamaba 691 en el Barrio Esmeralda como disc jockey. La cosa no quedó ahí, con los meses empecé a hacer diseño de flyers, y como buen porfiado, me dio por hacerles una web.

Esa web quedo muy buena, tanto así que muchos me motivaron a emprender con este asunto. ¡Pintaba bien!

La web de la banda de música La Desooorden fue otra emblemática que hice con flash, tenía mezcla en vivo de samplers, por lo que podías activar los instrumentos que se loopeaban y calzaban sin costura en la composición final. Ademas tenia las bio interactiva con una foto grupal de los artistas y sus instrumentos. En fín, muy interactiva, lo mejor fue que me dejaron llevar estas ideas a la acción.

A fines de 2003 ya estaba independizado. Antes de entrar a la U el 2004 ya tenía mi primera oficina. Modesta y pequeña, no necesitaba más para comenzar. En 7 m2  habilité dos estaciones de trabajo con sillones cómodos y una buena conexión de internet. Chaval comenzó a incorporarse de lleno a los proyectos y concluimos en trabajar juntos. Luego de un año nos cambiamos a un estudio más grande en calle Arauco en donde expandimos los recursos para tener a 2 diseñadores – en práctica en un inicio – y un desarrollador extra quienes se unieron al equipo de trabajo.

La historia continuará en un próximo capítulo …

Suscribete en mi newsletter y recibe este y otros articulos en tu correo electrónico.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *